ROMPIENDO LA BURBUJA (Visiones de un-cubano-más en Miami) Visión 3 (22 marzo, 2017)

Mientras escucho a Stevie Ray Vaughan en esta mañana de miércoles, me gustaría abundar un poco más sobre la burbuja y su definición: no pretendo descubrir ni el agua tibia ni los pastelitos de guayaba. A lo que yo llamo burbuja también le dicen gueto, barrio étnico o vaya-usted-a-saber-qué-otra-cosa en este mundo de Dios. Ya oigo a alguien gritar: “¡Oye, pero nosotros no vivimos en un gueto aquí en Miami, brother! ¿Qué te pasa? ¡Despierta, niño!” Y ese alguien tiene parte de razón.
Los cubanos de Miami no vivimos en un gueto desde el punto de vista territorial. O al menos no en un gueto pequeño, un guetico, que no es lo mismo que un gatico, of course. No hemos sido como los italianos en Boston y New York, los polacos en Chicago o los chinos donde quiera que vayan. En todos esos lugares hay un Little Italy, Little Warsaw (creo) y Chinatown. Claro, me van a decir que aquí hay una Little Havana, pero ¿quién les dice a sus habitantes que viven en un gueto? Naaaah, not me!
Estamos dispersos por toda esta amplia área metropolitana, aunque hay cantidades apreciables de compatriotas en Hialeah, Kendall, Westchester y… (estuve a punto de decir Doral, pero eso ya es tierra venezolana). Mucho territorio para llamarle gueto, de acuerdo. Pero si usted lleva 357 años aquí y todavía come arroz-con-frijoles plus carnepuerco every day, no sabe decir ni “yes” y está pendiente de las travesuras diarias del general/presidente en la Isla, usted, amigo(a) mío(a) vive en un confortable gueto mental del que no lo sacan ni dándole corrientazos con un taser.
Ese es el caso del 98% de mis coterráneos en la auto-denominada Capital del Sol. Yo, por sí o por no, me auto-coloco en el otro 2%. Porque lo mío es romper la dichosa burbuja, como ya he dicho.
Por eso escucho a Stevie Ray Vaughan y mi dieta es un poco más variada, aunque me encanten los pastelitos de guayaba.
Y si no sabe que es un taser (que se pronuncia teizer, por cierto), para eso está el diccionario.