ROMPIENDO LA BURBUJA (Visiones de un-cubano-más en Miami) 1 (20 marzo, 2017)

Los cubanos de Miami viven en una burbuja. No en una de jabón o bubble gum, sino en una burbuja social. Sé que alguien me va a decir, “¿Eh? ¿Qué es lo tuyo con los cubanos de Miami, niño? Tú también vives aquí, ¿oíste? Y no eres noruego precisamente”. Por supuesto que no. Soy cubano, llegué a esta bendita Capital del Sol casi que por casualidad y parece que aquí me quedo por un tiempo. Pero dejemos eso para otro momento.

Lo que entrego aquí son mis visiones. Tengo varios propósitos con ellas. El primero es echarle un vistazo a la realidad, tal y como yo la veo. El segundo es tratar de que alguien me lea. (Entre nosotros, no creo que ni mi familia lo haga, pero vale la pena intentarlo.) Tan importante o más que los anteriores es el tercer propósito: voy a tratar de escribir una de estas visiones cada día, durante un año entero. Y las voy a publicar en Facebook, porque es uno de esos sitios en que la gente todavía lee algo. Por eso han de ser visiones cortas, casi fugaces. Estoy seguro de que si me paso de media cuartilla no me voy a leer ni yo mismo.

En fin, allá voy. Si esto no los desanima, mañana me tendrán de nuevo por aquí y les explico qué diablos es eso de romper la burbuja.

Por cierto, hoy es el primer día de primavera en el hemisferio norte. Y el primero de otoño en el sur. Bueno, estoy casi seguro de que es así, pero voy a preguntarle a mi amigo Pelayo en Santiago de Chile por si acaso.